Imagine que usted va a un supermercado y se topa con el producto que su pyme vende, junto con otro montón de artículos similares.

Si tuviera que elegir uno basado únicamente en su buen diseño y logo llamativo, ¿realmente escogería el suyo? ¿Su empaque y su logo son lo suficientemente atractivos como para ser seleccionados por los consumidores o quizás no tanto?

El diseño de su marca es un aspecto que ─al igual que la buena calidad y la utilidad del bien─ también está en competencia cuando un consumidor va a decidir su compra.

“Si una marca no tiene un nombre y no tiene una imagen física con la que se relacione, prácticamente puede ser una marca inexistente”, advierte María Fe Alpízar, diseñadora gráfica y especialista de marca de la empresa MRM Hub de Diseño Gráfico y Comunicación.

Sencillez y claridad

La Real Academia Española (RAE) define al logotipo como “grupo de letras, abreviaturas, cifras, etc., fundidas en un solo bloque para facilitar la composición tipográfica”.

Otra definición de la misma RAE es “símbolo gráfico peculiar de una empresa, conmemoración, marca o producto”. El isotipo es la representación gráfica que acompaña al texto, como un dibujo, símbolo o insignia.

En ocasiones, las empresas quieren contar en un espacio muy pequeño toda la historia de la empresa o lo que el producto es y, tanto el logo como el isotipo, se convierten en algo complicado, lleno de detalles.

Sin embargo, estos deben ser sencillos, pues si tienen demasiados elementos va a ser más difícil posicionarlos y su reproducción va a costar más desde el punto de vista técnico y económico.

En el caso de la tipografía, Alpízar recomienda que la letra sea legible. Tanto para las letras como para el dibujo o símbolo que se quiera emplear, se sugiere usar pocos colores: uno, dos o un máximo de tres.

Además, al representarse el logo, este debe ser consistente, es decir, se deben usar los mismos colores y tipografía siempre, no cambiarlo en cada producto que se saca, pues la idea es generar identidad.

Hoy usted ve este símbolo, denominado Swoosh, y sabe que es Nike. La idea es que su pyme llegue a posicionar de esta forma su imagen gráfica. (NIKE/ARCHIVO EF)

El isotipo puede ser abstracto o representar una figura. Por ejemplo, en el caso de la empresa Nike, este es una especie de gancho (se llama swoosh), que cualquiera identifica como propio del negocio. De hecho, ya la empresa ni siquiera coloca la palabra Nike. Al ver el dibujo se reconoce la marca.

Toda empresa aspira a que su logo llegue a posicionarse de esa forma. Haga lo suyo en su pyme. Si se decide usar una figura no abstracta como isotipo se debe tener mucho cuidado. Alpízar recomienda no ser tan literal. Por ejemplo, si su empresa vende zapatos, no se aconseja que se use un zapato como isotipo, pues puede que en su negocio haya muchos tipos de zapatos y, si se pone uno solo, la gente creerá que ese es el único calzado que se comercializa.

Para elegir su logo, haga una lluvia de ideas, asesórese con un diseñador gráfico, pero tenga ciertos conocimientos para transmitir de mejor manera lo que quiere que se haga con su marca. Tenga varias opciones de diseño y analice los pros y contras de escoger determinado esbozo y lo que podría pensar el consumidor. Un tema fundamental es investigar si ya existe un logo igual o similar al que quiere instaurar, para evitarse conflictos.


Más consejos sobre su marca y diseño

-Analice si el nombre de su producto o servicio es fácil de pronunciar y de recordar
En las pymes familiares, a veces se escogen las iniciales de cada miembro de la familia y se crean nombres rarísimos. Eso no siempre es lo más adecuado. Revise si es preciso modificar su nombre, especialmente si su negocio está empezando y no se ha expuesto tanto al mercado.
Construir una marca no solo abarca tener un nombre y un logotipo, sino que tiene que crear toda una imagen, un discurso, una personalidad y debe definir el perfil de su cliente.
La marca tiene que evocar lealtad y confianza.
-Un buen diseño ayuda a recordar la marca y evidencia si hay alguien detrás de ella, que cuida los detalles.
-Su empaque y etiqueta son una extensión de su producto.
Incluya en ellos el logo de su empresa, los colores de su marca, aproveche para proveer información de contacto para que los consumidores le busquen, utilice material de calidad, que no vaya a dañarse.
En la etiqueta puede aprovechar para dar más detalles de sus productos, pero tampoco la inunde de demasiado texto e imágenes.